Stardown

En busca del paquete

Nos llaman a filas porque alguien debería haber llegado ya a la ciudad con un paquete importante para los padres de Tim. Nos piden que salgamos al camino a buscarlo. No debería estar a más de un día de viaje. Nos proporcionan comida y agua para el camino.

Pedimos a Bob que nos acompañe, ya que nos hemos hecho buenos amigos. Accede gustosamente mientras le sigan pagando su sueldo.

Tras unas horas de viaje escuchamos gritos

Sal de ahí sabandija!!!

Atamos el caballo a un árbol y nos acercamos a examinar. Vemos un gran carromato con forma de casa ambulante, con dos caballos muertos. Parece ser que hay alguien encerrado en su interior. Hay dos hombres armados, aunque con pobre armadura, zarandeando el carro. Ha un tercer hombre rebuscando entre los restos de los caballos.

De momento no nos han detectado.

El combate termina satisfactorio para nosotros. Dos de los enemigos acaban inconscientes y su jefe, mal herido en el brazo derecho y pierna izquierda. Una herida leve en la pierna de Gerard. Los atamos con los 18km de cuerda que llevamos en el caballo. Nos practicamos primeros auxilios y nos disponemos a comprobar quién hay en la carreta.

Por una de las ventanas se asoma quien fuera que estuviera en el interior de la carreta. Comienza a gritarnos

A ver, vosotros, panda de gandules!!! mirad qué desastre habéis hecho!!. Más vale que arregléis este entuerto y os daré un penique a cada uno.

Gerard intenta apaciguarlo

A ver señor, no se ponga nervioso. Estamos intentando ayudarle. Soy el hijo del rey. Estos hombres recibirán su merecido, si es que llegan vivos. Estamos buscando un paquete que debía haber llegado ayer. Tal vez usted sepa algo al respecto

Gerard Intenta una tirada de habla fluída pero falla.

Tim Intenta también una tirada de habla fluída

Por favor, ábranos la puerta para que podamos hablar tranquilamente. Estamos aquí para ayudarle

Bob Intenta apoyarles también con habla fluída, fallando estrepitosamente

Mire, si no nos deja entrar echaremos la puerta abajo!

Nos damos cuenta de que se avecina una tormenta.

Pero os creéis que soy gilipollas? que voy a dejaros pasar a mi carreta diciendo que sois el hijo del rey?, y yo soy un dragon!!

Tim y Bob votan por echar la puerta abajo para refugiarse de la tormenta que se avecina. Gerard cree que es mejor convencerlo o nos acusarán de algún delito.

Decidimos darle otra oportunidad al diálogo antes de intentar abrir la puerta.
Intentamos de nuevo el habla fluída:
Gerard consigue la tirada

Vamos, déjenos entrar y hablemos dentro.

El hombre abre la puerta pero se mantiene en ella, ocupando toda la puerta y sin dejarnos entrar.

A ver, qué es lo que queréis?? Quién va a ser el que tire ahora del carro?? Tú, el más grande, tira del carro. Si me lleváis hasta la ciudad os daré un penique a cada uno.

Tim y Bob observan que debajo de uno de los asientos asoma un bulto. Parece verse (bob lo ve claramente) un paquete cuya descripción coincide con el que estamos buscando.

Bob se lo comenta a sus compañeros. El paquete está ahí, mal oculto en el asiento.

Oiga, el paquete que estamos buscando está ahí, debajo de su asiento. O nos deja pasar o haremos que venga la guardia para arrestarle. En cuanto pase la tormenta amarraré mi caballo a su carro para intentar tirar de él. Mientras tanto, por favor, déjenos pasar para resguardarnos de la tormenta y curarnos las heridas.

No se convence y nos cierra la puerta en las narices.

Acordamos recoger el caballo de Gerard y amarrarlo al carro. Nos refugiamos a de la lluvia bajo la carreta. De paso intentamos primeros auxilios sobre los heridos para intentar mejorar la habilidad.

Una vez terminada la tormenta, llevamos el carro (no sin esfuerzo) hasta la ciudad, lo que requiere varias tiradas de Montar y Conocimiento Animal, cargando a los heridos, para que las autoridades se encarguen de ellos. A Staufenberg también lo llevamos ante las autoridades para reclamar nuestro paquete, que nos es entregado gustosamente al comprobar que nuestra historia es cierta. Entregamos el paquete a los padres de Tim. Estos no nos dicen qué contiene, pero nos dan una recompensa de 8 peniques a cada uno. No es una gran recompensa pero nos la hemos ganado. Staufenberg también los da el penique que nos había prometido.

Pasamos el resto de la semana con nuestras tareas habituales.

Gerard se dedica a aprender habla fluída, enseñado por sus padres.
Tim continúa practicando por sí mismo el aprendizaje de encantamiento.
Bob practica por sí mismo la esquiva

Comments

sirpolako

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.