Redneks

Los Redneks son una raza parecida a los Hobbits aunque algo más altas, y con una concepción de la vida completamente distinta.

Los Redneks no tienen ciudades propias, sino que habitan en todos aquellos lugares donde son aceptados, o donde no consiguen deshacerse de ellos (básicamente, sociedades humanas).

Los Redneks son curiosos y joviales por naturaleza, lo que les lleva a arriesgar sus vidas (y las de sus compañeros) sólo descubrir lo que habrá detrás de esa puerta, o por saber qué pasa si se toca determinado objeto.
Además de su curiosidad innata, son también inocentemente ingenuos, y despreocupados por completo de las “consecuencias” que pueda tener un acto (como lo sería un niño).
Aunque desprecian el latrocinio, su curiosidad les lleva en muchas ocasiones a meter la mano donde no deben, como los bolsillos ajenos, para saber lo que llevan, cogerlo, estudiarlo, y guardarlo inocentemente en sus saquillos, con la intención de devolverlo más adelante, pero siempre olvidando hacerlo.
Los rendeks no tienen malicia ninguna, y nunca matarán por placer. Sólo atacarán en defensa propia.

Es normal que un rendek preste la mayor de las atenciones a una actividad concreta solamente hasta que esta deja de resultar interesante.
Su naturaleza curiosa les lleva a emprender numerosos viajes por el mundo para descubrir razas y lugares interesantes, para luego poder relatarlo a sus amigos y familiares.

La ciclo de vida de los rendek es semejante al de los humanos. Aproximadamente a los 17 años de edad (unos antes, otros después), el rendek empieza a desarrollar su curiosidad, lo que le lleva irremediablemente a abandonar el seno familiar y emprender sus propias aventuras.
Llegada cierta edad (cuando, en términos de juego, pierde su primer punto de característica debido a la edad) empieza a decaer tal curiosidad y el rendek busca un lugar en el que asentarse, una pareja y tener hijos.

En términos de juego, los rendek son iguales que los Hobbits, pero tienen 2d6 de tamaño, 3d6 de constitución y 2d6+12 de destreza. Además tienen Trucos de Manos 30, esquivar 30, esconderse 30, deslizarse en silencio 30 e inventar 30.
Pueden ser de cualquier cultura, pero no tienen un oficio inherente. En lugar de eso, cuando se crea un rendek se lanza 1d8-5 por cada una de las habilidades, y ese es el multiplicador por oficio que tiene el rendek en tal habilidad (mínimo 0).
Como los Hobbits, multiplican por dos el daño realizado con piedras que se lanzan. Lanzar piedras Y hondas-cayado siempre está dentro de sus armas culturales, como sólo de ataque, con el mismo porcentaje que tenga en las armas culturales sólo de ataque, y sustituyendo a éstas. Lo mismo ocurre con el cayado con respecto a las armas de ataque y detención.
A la hora de determinar la magia, haz una tirada de profesión en su cultura correspondiente, repitiendo todos los resultados de chamán, sacerdote y hechicero. A menos que el rendek tenga acceso a magia de hechicería durante la creación del pj, éste no podrá poner multiplicadores en las categorías dedicadas a la magia de hechicería.
No gustan de llevar armadura pesada, ya que esto les impide moverse ágilmente.
Entre su equipo inicial siempre se encuentra la honda-cayado y objetos inútiles con una carga total de 2d4.
En condiciones de baja luminosidad pueden ver el doble que vería un humano (como se ha descrito en los Elfos).

Su idioma natal es humano.

Nota: Hay que tener en cuenta que los rendek no razonan igual que lo hace cualquier adulto de otra raza, por lo que sería peligroso tener más de un rendek en el grupo, y mucho más que éste lo dirigiera.

Redneks

Stardown sirpolako